• servicios a su disposición

    servicios a su disposición

    15 de Mayo de 2018

    No dejes pasar la oportunidad de solucionar sus problemas de audición en tusoídos

  • audífonos y ambientes

    audífonos y ambientes

    3 de Abril de 2018

    Audífonos en función de ambientes

    Escrito en 20 Marzo 2018.

    A lo largo de un día pasamos por diferentes y variados ambientes sonoros. Estos cambios son, en ocasiones, inesperados además de bruscos, y por ello nuestros audífonos deben adaptarse rápidamente.

    Soluciones ambientales de los audífonos

    Los mejores audífonos son los que resuelven eficazmanente nuestra pérdida auditiva pero además deben adaptarse a todas y cada una de las situaciones por las que pasamos durante cada día. De nada sirve disponer de unos audífonos que en la tranquilidad de nuestro hogar nos ayudan a escuchar perfectamente si cuando abandonamos nuestra vivienda no son capaces de adaptarse al resto de ambientes.

    Esta es una situación que los profesionales de los Centros Auditivos saben que tienen que tener en cuenta. Por ello es importante transmitir nuestros hábitos de vida, nuestras aficiones y costumbres. Los profecionales de su gabinete auditivo de confianza deben dotarle de las ayudas auditivas que usted, y solo usted, puede necesitar. Disponer de unos audífonos cuyo uso y funcionamiento sea sencillo es muy importante.

    Existen audífonos que cambian su programación en función del ambiente en el que interpretan que se encuentran en cada momento mientras que otros requieren que sea el propio usuario el que lo haga. En cualquier caso lo importante es contar con esta funcionalidad cuando la vayamos a necesitar. El objetivo de adaptarse a cada ambiente no deja de ser facilitar la comprensión del habla. Para ello es importante que sea tan fácil comprenderlo en ambientes tranquilos como en ambientes en los que el ruido está presente.

    En el caso de la existencia de ruidos no deseados los audífonos pueden contar con sistemas que lo reducen eficazmente y realzando además los sonidos que si se consideran importantes, normalmente la voz humana. Por otra parte, y para ayudar en la experiencia auditiva, los audíofonos también deben localizar eficazmente la fuente sonora y por tanto adaptarse perfectamente a la misma.

  • Revise su audición ahora

    Revise su audición ahora

    3 de Enero de 2018

    ¿Por qué renunciar a oir bien?

  • Navidad 2017

    Navidad 2017

    28 de Noviembre de 2017

    Ya es Navidad en tusoídos. Felices fiestas

  • Aprovecha la vuelta a la rutina para oir bien

    Aprovecha la vuelta a la rutina para oir bien

    19 de Septiembre de 2017

    Aprovecha la vuelta a la rutina para volver a oír bien

    Escrito en 19 Septiembre 2017.

    Cuando llegan estas fechas iniciamos nuevos propositos con el fin de llevar una vida mejor: ir al gimnasio, comer más sano, aprender idiomas o incluso comenzar una nueva colección. Desde mejorconaudifonos.com abogamos por aprovechar estas ganas de empezar cosas nuevas apostando por conocer nuestro estado auditivo.

    ES TIEMPO DE EMPRENDER NUEVAS ACTIVIDADES: REVISA TU AUDICIÓN

    Algo que supone tan poco esfuerzo y que por otra parte compensa sobradamente debería formar parte de nuestras costumbres. Revisar la audición, al menos una vez al año, debería considerarse obligatorio. En apenas media hora y de un modo indoloro vamos a poder conocer de primera mano nuestro estado de sensibilidad auditiva. Además, en la mayoría de los gabinetes y centros audiológicos estas evaluaciones auditivas y audiometrías suelen ser gratuitas.

    Septiembre, junto con enero, son los meses en los que más concienciados estamos en lo que respecta a emprender nuevas actividades y revisarnos la audición debe formar parte de nuestra rutina ya que con acudir una vez al año es suficiente. Por otra parte, una vez conocidos los resultados de nuestra evaluación auditiva podremos tomar las medidas oportunas cuando esto sea preciso. Pero sin la evaluación nunca actuaremos puesto que desconoceremos que estamos realmente "perdiendo oído".

    La sensibilidad auditiva se pierde día a dia, sin darnos cuenta. Nos vamos acostumbrando día a día a oír cada vez peor e incluso lo justificamos pensando que son los demás los que hablan bajo o incluso los que ponen la televisión muy bajita. Y si no ponenos remedio a tiempo el proceso de pérdida auditiva va a ir cada día peor y con ello nuestra calidad de vida.

    Debemos entender que el proceso natural del ser humano implica que con el paso de los años se pierda audición. Y que por tanto debemos tomar soluciones en cuanto la pérdida auditiva haga acto de presencia. Basta con que revisemos nuestra audición una vez al año para asegurarnos de que todo va bien. Si revisamos nuestros vehículos y los llevamos a pasar las itvs correspondientes por qué no hacerlo con nuestros oídos. Recordemos que a partir de los 80 años una de cada dos personas tiene problemas de pérdida auditiva.

  • ¿Porqué no nos gusta nuestra voz?

    ¿Porqué no nos gusta nuestra voz?

    9 de Noviembre de 2016


    CIENCIA¡Ese no soy yo! ¿Por qué odiamos nuestra voz cuando la escuchamos grabada?Acabas de enviar un mensaje de voz al grupo de wasap del trabajo para ir a cenar, pero no estás seguro si has dado todos los datos del restaurante y repasas el audio. ¡Horror! ¿Quién es esa persona de voz gangosa? ¿Y esa voz de pito, de dónde sale? ¡Esa no es mi voz! Es duro aceptarlo, pero así es como suenas en la realidad. Te explicamos qué pasa dentro de tu oído para que haya tanta diferencia.

    JORGE LOSER

    Hay que asumirlo y acostumbrarse, aunque es difícil: vuelves a hablar y tu voz te vuelve a parecer sexy carismática, todo vuelve a estar bien solo para volverte a sorprender la próxima vez que te escuches en una grabación. Tranquilo, no sólo eres tú. Para la mayoría de nosotros no hay peor ataque a nuestra autoestima que escuchar nuestra voz grabada. No suena a lo que nosotros pensamos que suena, pero la que resuena en nuestra cabeza nunca será la auténtica. Es una bromita cruel de nuestro cuerpo, y pasa, sencillamente, porque el sonido no solo se mueve de una manera en nuestro oído interno.

    Todo lo que escuchamos, desde el zumbido de una abeja, tonos de móvil a gente hablando, son ondas. Hasta ahí bien. La presión en el aire se mueve por ondulaciones que dependen de la fuerza con la que se hayan producido. Nuestras orejas las captan y actúan de embudo con nuestra cabeza, y esas ondas de fuerza pasan al canal del oído, en donde impactan con el tímpano. Esas vibraciones pasan hacia el oído interno para ser “traducidas” en señales que los receptores auditivos puedan interpretar correctamente para que los nervios correspondientes le envíen esa información al cerebro y este pueda interpretarlo.

    Si nuestra voz sale por nuestra boca y crea unas ondas de presión deberíamos recibirla como el resto de sonidos, ¿no? ¿Qué problema hay? ¿Es una membrana elástica y tiene partes de la misma funcionalidad mirando “para dentro”? No exactamente. El sonido que percibimos es una mezcla de los que entran de fuera y una serie de vibraciones que suceden en el interior del cuerpo.

    Pero todo esto es más complicado, claro. El sonido que viene de dentro, si proviene de nuestra propia voz, no debería ser tan diferente de cómo suena fuera, ¿no? El problema es que todos los sonidos internos no aparecen directamente en el tímpano. Sino que se transmiten a través de los huesos, a través de los tejidos de la cabeza directamente a los fluidos del caracol, o cóclea. Cuando hablamos nuestras cuerdas vocales funcionan comocarretera para el sonido, las vibraciones resuenan en la garganta y boca y a través de los huesos del cuello y la cabeza y también acaba llegando al caracol, pero la transmisión lleva unas frecuencias mucho mas bajas, las vibraciones son más profundas.

    Una vez llegan esas vibraciones al oído interno se envían al cerebro con el protocolo habitual. Por lo tanto al hablar se producen dos sonidos: el que sale fuera y el que se transmite por dentro. Cada uno de los dos sonidos se recibe con dos frecuencias diferentes, pero cuando hablamos percibimos una combinación de ambos. Por eso es un sonido diferente y nos es natural acostumbramos a él. Ahora vamos a hacer un experimento.

    Haz una prueba en casa: pon la misma canción en el móvil. Luego, acto seguido, pon esa misma canción de nuevo, pero esta vez con unos buenos cascos. Menuda Diferencia, ¿eh? Cuando escuchamos una canción por los altavoces del móvil apenas se oyen los graves de la canción. Puede que ni escuches al bajista de la banda. Sin embargo, cuando escuchas con los cascos el sonido entra con toda su dimensión, todas sus frecuencias a la vez. Algo parecido pasa con nuestra voz. Cuando escuchamos una grabación solo estamos oyendo la parte de ella que sale fuera, sin embargo nuestra voz interna, la que transmiten los huesos, está mucho más llena de bajos, frecuencias super graves que le dan una dimensión más profunda y cálida. La consecuencia es que cuando escuchamos nuestra voz grabada, sin esos gloriosos bajos, nos parece la de Alvin y las Ardillas.

    Claro, que también podemos experimentar exactamente lo contrario poniéndonos tapones en los oídos. Así solo escucharemos las vibraciones que se trasmiten a través del tejido óseo y nos dará la impresión de estar encerrados en una habitación llena de un eco fantasmal. Hay gente que sufre alguna anormalidad en el funcionamiento del oído interno que le hace mucho más sensible a los sonidos que provienen del interior, pudiendo llegar a ser un problema cuando hasta el propio sonido de la respiración se les hace insoportable, llegando incluso a escuchar el sonido de los ojos moviéndose en las cuencas.

  • Acúfenos

    Acúfenos

    3 de Octubre de 2016

    Cómo deshacerse del ruido en los oídos

  • Oir bien es vivir mejor

    Oir bien es vivir mejor

    26 de Septiembre de 2016

    Cuida tus oidos, oir bien es vivir mejor


    Al igual que ocurre con otros órganos del cuerpo, el oído también se ve afectado por el envejecimiento. De ahí, que la pérdida auditiva sea muy prevalente, aunque no exclusiva, en personas mayores. Para prevenir este problema y evitar otras complicaciones que pueden mermar la calidad de vida y el estado anímico es aconsejable hacerse revisiones anuales y ponerse en manos de un especialista lo antes posible.

    Se estima que alrededor del 25 por ciento de las personas de más de 65 años y el 80 por ciento de los mayores de 80 años tienen algún problema de oído. El más común es la presbiacusia, o pérdida de la audición de forma gradual. Este deterioro del oído interno está muy relacionado con el paso del tiempo, pero puede haber otras causas que hagan a la persona más susceptible de padecerlo, como la genética, alguna enfermedad o la exposición continua a ruidos de alta intensidad. "Por la suma de estos factores, es muy frecuente que cuando llegamos a una determinada edad todos tengamos cierta pérdida auditiva", explica la audioprotesista Cristina Calzado. 

    Es importante cuidar los oídos desde edades tempranas, siguiendo las revisiones recomendadas y evitando someterlos a estrés con ruidos intensos como los generados por el tráfico, las obras, los altavoces, los gritos... porque estos niveles elevados de contaminación acústica, a los que parece que estamos acostumbrados, propician la pérdida auditiva y otros problemas del oído. 

    En cuanto a los reconocimientos, esta técnica en audición asegura que "sería bueno realizar un examen preventivo cada año, aunque no hayamos tenido ningún problema auditivo, y especialmente a partir de los 60 años". A pesar de las recomendaciones de los expertos, más de la mitad de la población no se ha efectuado nunca una exploración sin haber tenido alguna molestia. E incluso teniéndola, algunos se muestran reticentes. Así lo pone de manifiesto un reciente estudio desarrollado por la empresa Oi2, especialistas en el cuidado de la audición, entre personas con pérdida auditiva: "El 38 por ciento de los encuestados no visita de forma inmediata al especialista cuando percibe que no oye bien". Entre los motivos se encuentran que no reconocen esta pérdida, el miedo a tener que llevar audífono, el pensar que no existe solución y la vergüenza por las limitaciones que tiene. 

    Está claro que debemos deshacernos de algunas falsas ideas si queremos proteger nuestra salud auditiva como es debido. Si se siguen los consejos expertos de hacer visitas rutinarias para que nos revisen el oído, será más fácil que nos detecten un problema. No obstante, debemos estar atentos a algunos síntomas que pudieran indicar que se está produciendo una pérdida auditiva. 

    En concreto, para los pacientes con presbiacusia es complicado apreciar esta disminución porque, además de ser progresiva, no es que no oigan bien, sino que han perdido el nivel de las frecuencias agudas. De hecho, suelen afirmar que oyen pero no entienden lo que se les dice, por lo que tienen que pedir continuamente a sus interlocutores que les hablen más alto, sobre todo, cuando hay ruido de fondo. 

    Estos podrían ser algunos signos de referencia para acudir al médico, pero Cristina Calzado aporta otras premisas que pueden ser prácticas a la hora de valorar si necesitamos visitar al especialista: "Si tenemos dificultad para seguir una conversación tranquila con alguien, si no entendemos lo que dice la persona con la que hablamos cuando hay conversaciones cruzadas o ambiente ruidoso, si tenemos tendencia a poner la televisión alta, si no oímos el timbre y el teléfono... estamos ante indicios claros de que algo no va bien".

    Sin límites en casa 

    Para aquellas personas con una pérdida auditiva leve existen soluciones muy sencillas y prácticas como amplificadores en forma de auriculares (sin cable) para la televisión, despertadores con sonido y flashes luminosos de intensidad variable, amplificadores de sonido del teléfono o sistemas de aviso para el hogar que alertan del timbre de la puerta, de si suena el teléfono, de una alarma, incluso del llanto de un bebé.

    Al médico cuanto antes 
    Los especialistas en audición comentan que, en algunos casos, pasa demasiado tiempo desde que la persona se da cuenta de que no oye bien hasta que deciden ir a médico, y advierten que esto es contraproducente porque cuanto más tarde se diagnostica mayor es la pérdida e incluso más difícil resulta acostumbrarse a las ayudas auditivas. 

    "Los pacientes deben saber que la pérdida irá evolucionando más rápidamente sino se ponen las medidas adecuadas, que estimulen los oídos y los protejan frente a lestrés que sufren por el ruido y por el esfuerzo que realizan para poder oír", afirma Cristina Calzado, que señala también que es importante conservar lo que se tiene para que el problema no vaya a más. La única forma de conseguirlo es que el médico diagnostique la alteración que pueda existir y que informe al paciente de las alternativas que tiene a su alcance. 

    Soluciones a medida 
    La disminución progresiva de audición afecta muy negativamente en el día a día de las personas que lo sufren, pues ven mermada no sólo su comunicación y relación con los demás, sino también su autoestima. En relación a este aspecto, el estudio de Oi2 ha concluido que la pérdida auditiva provoca la aparición de sentimientos de inseguridad, frustración o preocupación y vergüenza. Según esta investigación, otros complejos usuales son, por ejemplo, el sentimiento de inferioridad, el miedo al rechazo y la inseguridad. 

    Hasta el momento, el recurso más eficaz para oír y evitar las consecuencias sociales y psíquicas más relacionadas con la presbiacusia es el empleo de audífonos. Estos aparatos se alojan en el canal auditivo, captan el sonido, lo amplifican y ayudan a la persona a escuchar adecuadamente. 
    A día de hoy, existe una gran variedad de audífonos, pero no todos son aptos para cualquier persona. El audiometrista será el profesional encargad de valorar las necesidades del paciente y aconsejarle el más apropiado a su caso. 

    Las propiedades más representativas de estas adaptaciones audioprotésicas son su eficacia y discreción. Con ellos se ha conseguido que las personas con pérdida auditiva puedan escuchar la radio o la televisión sin problemas, gocen de una mejor vida personal y de pareja, rindan más en el trabajo, vayan al cine o al teatro sin limitaciones e incluso puedan escuchar música. Asimismo, con el paso de los años, se ha evolucionado hacia sistemas pequeños y estéticos que apenas se perciben.

    Mitos sobre el oído y sus cuidados

    A pesar de que el oído es uno de los sentidos principales del ser humano, sigue siendo un perfecto desconocido. Estas son algunas de las ideas falsas a las que no debes hacer caso.


    El oído debe limpiarse con bastoncillo después del baño. El oído tiene un sistema natural de limpieza, por tanto no se debe introducir nada dentro para limpiarlo.


    La sordera no está relacionada siempre con la edad. Hay muchos otros factores que influyen. De hecho, hay personas jóvenes que precisan de audífonos para oír bien.


    Los auriculares no dañan el oído. Está demostrado que el uso de sistemas mp3, mp4 y similares están provocando que las generaciones venideras tengan problemas auditivos a edades más tempranas. Esto se debe a que escuchan música a un volumen excesivo muy cerca del oído. De hecho, en la actualidad muchos de estos dispositivos se desarrollan a unos decibelios máximos para evitar este problema.


    Los audífonos son perjudiciales para el oído. Muchas personas piensan que utilizar audífonos puede dañarles el oído al escuchar más fuerte, pero no es así, pues lo audífonos están regulados al nivel de sensibilidad de cada uno.

  • La decisión sobre los audífonos

    La decisión sobre los audífonos

    15 de Septiembre de 2016

    Interesante pequeño libro

  • ¿COMO "COMPRAR" UNOS AUDÍFONOS?

    ¿COMO "COMPRAR" UNOS AUDÍFONOS?

    18 de Agosto de 2016

    ¿Oye usted mal?, ¿no entiende como antes las conversaciones?, ¿ha decidido poner remedio a su problema?.
    Claro, tiene dudas, muchas dudas; intentaremos desde aquí orientarle para que todo el proceso le resulte cómodo, agradable y no sea un "camino de espinas"
    En primer lugar elija un centro auditivo de confianza, en el que tengan el tiempo suficiente para dedicarle a su problema, y no se convierta en una triste experiencia de venta y "regateo".
    Junto con el audioprotesista, realizará toda una serie de pruebas hasta comprobar el tipo exacto de problema y sus necesidades personales. La solución estará entonces a su alcance. Déjese informar sobre el número de audífonos que necesita, el modelo y la tecnología de los mismos. El precio de sus audífonos lo va a determinar su problemas y sus necesidades (unos audífonos mas caros no son "mejores" para usted, unos audífonos mas baratos pueden no llegar a cubrir todas sus expectativas).
    Y por supuesto, PRUEBE SIN COSTE Y SIN COMPROMISO DE COMPRA sus nuevos audífonos. El mundo de la audición no es "exacto"; hay pacientes que rechazan la adaptación de sus prótesis. Le entregarán sus audífonos y le citaran para tres o cuatro sesiones de trabajo en el centro auditivo. En ese periodo usted irá comprobando en su vida cotidiana los avances o retrocesos en cuanto a la mejora de su capacidad de comunicación. Tras esas sesiones, será el audioprotesista el que le indique cuando ha llegado el momento de que usted decida si quiere o no comprar los audífonos (decida con total tranquilidad, ahora ya conoce el resultado).
    Y por supuesto asegúrese de obtener un calendario de revisiones periódicas y un correcto servicio postventa.
    Huya de ofertas "escandalosas", de promociones "disparatadas", de promesas "milagrosas" y de prescripciones que la hagan intuir que existen "comisiones" de por medio.

  • ¿Qué debemos esperar de unos audífonos?

    ¿Qué debemos esperar de unos audífonos?

    4 de Julio de 2016

    ¿Qué debemos esperar de unos audífonos?


    El paciente afectado por hipoacusia (vulgarmente “sordera”) y susceptible de mejora con la adaptación de prótesis auditivas, tarda de media hasta 6 años en decidirse a usar estas ayudas.

    Cuando acude a un centro auditivo especializado no basta con la realización de las pruebas audiométricas necesarias; esa es sólo una parte y no la mas importante para poder volver a disfrutar del maravilloso mundo del sonido. Es imprescindible que conjuntamente con el audioprotesista (y como no! de algún familiar que conviva con él) salgan a la luz los verdaderos problemas que a esa persona en concreto le produce su falta de audición (estos varían desde la falta de entendimiento en ambientes ruidosos, conferencias…o simplemente la necesidad de poner la TV mas alta).

    Es ahí donde el profesional ha de saber informar correctamente de las mejoras personalizadas que obtendrá el paciente, y no de otras generales que no harán mas que confundir al mismo.

    Pues bien, el profesional ha de ser cauto a la hora de crear expectativas para evitar el rechazo posterior de las prótesis.

    Por otra parte, el paciente debe dejarse aconsejar en cuanto al número y tipo de audífonos. Algo así como ocurre cuando un enfermo acude a un centro médico, donde no opina sobre el tratamiento y sobre los criterios clínicos.

    Una vez definidas las prótesis a utilizar el paciente debe de entender otros aspectos de esa vuelta a la “normalidad”; el período de adaptación a las mismas y sobre todo estar dispuesto a “pagar el precio” de incorporarse al mundo del sonido, donde no todo es agradable. Hay sonidos que molestan habitualmente, situaciones sonoras incómodas o desagradables…pero que forman parte de la realidad del resto de normoyentes.

    Solo entendiendo estas premisas cumpliremos nuestras expectativas de mejora auditiva.

  • ¿Se reconoce?

    ¿Se reconoce?

    2 de Junio de 2016

    ¿QUÉ ME OCURRE SI NO OIGO BIEN?

    Prudencio es un hombre "prudente", tal vez demasiado prudente.
    Ayer por fín se jubiló; toda una vida dedicada a su trabajo, a sus obligaciones diarias, y de repente...se jubiló. Ha dormido plácidamente, como hacía años. Le costó un poco dormirse, eso sí, pero ha dormido bien. Analizó brevemente toda si vida de trabajo, y lo ha hecho bien !qué caramba! con sus errores y aciertos pero está satisfecho.
    Son las ocho de la mañana y suena el despertador, pero no lo oye; su mujer Amparo le deja dormir un rato mas; ella sabe que no lo ha oido porque hace mucho que no lo oye. Sus problemas de audición tienen ya un "tiempecito".
    Al fín Prudencio se despierta e increpa a su esposa porque "el despertador no funciona bien"; qué le vamos a hacer!
    Sin prisas acude a la salita a desayunar. El no ha pedido tostadas pero Amparo ya se lo había preguntado. Prudencio no lo oyó.
    Hoy va a bajar a comprar el pan. "¿Cuántas barras quiere?", le insiste el amable panadero. Prudencio se enfada; "es que hablan entredientes" murmura para sus adentros mientras aprovecha para comprar la prensa diaria. "Vaya, otro que parece no sepa hablar".
    Hoy tienen comida familiar; su hijos, sus nietos le quieren obsequiar para celebrar su merecida jubilación. Pero Prudencio no participa de la fiesta. "Claro! si hablan todos a la vez y con esa chiquillería gritando, cualquiera se entera de algo...". Abandona la mesa en los postres, aburrido de pensar que le están criticando, que no quieren que se entere de "algo"; "¿estaré enfermo? ¿me ven como un anciano?, claro, no he podido estudiar pero tampoco soy tonto..."
    Al final, su primer nieto se queja en voz alta y Prudencio, con dificultad le oye. "Papá, el abuelo no me hace caso; claro, tiene la televisión tan alta...".
    Aburrido, se acerca al bar de abajo. "Imposible jugar a las cartas"; sus compañeros hablan, se ríen, comenta las jugadas (las de la baraja y las del día a día), pero Prudencio, está ausente; tan ausente que enfadado vuelve a casa. Bueno, hoy toca ir al cine, como hacía tiempo que no lo hacía. "Pero, ¿qué han cambiado en la sala?, aquí solo hay ruido y no hay forma de entender a los protagonistas...Esto no es lo que era...
    No dice nada; de la mano de Amparo vuelven a casa. Solo quiere estar solo!; no va a volver a permitir que se rían de él; solo quiere estar solo!
    "Prudencio, le grita su esposa, baja la radio, que se están enterando todos los vecino. Y él le hace caso; apaga el viejo aparato pero ahora tienen unos pitidos horrendos en sus oidos.. Vaya día!
    El sueño le vence y sueña y sueña que antes los sonidos eran maravillosos...

  • Audífonos y deterioro cognitivo

    Audífonos y deterioro cognitivo

    6 de Mayo de 2016

    El uso de audífonos reduce el deterioro cognitivo

    BY ADMIN · 5 NOVIEMBRE, 2015

    La pérdida de audición acelera el declive cognitivo de las personas mayores, sin embargo, el uso de audífonos contrarresta esta aceleración. Un estudio científico longitudinal reciente indica que aquellas personas que utilizan audífonos presentan el mismo nivel cognitivo que las personas sin pérdida de audición.

    Las autoevaluaciones de pérdida de audición reportadas por personas de la tercera edad están asociadas a un deterioro cognitivo acelerado, según indica un exhaustivo estudio científico francés realizado durante 25 años. El estudio documenta además que el uso de audífonos elimina prácticamente la aceleración de este declive cognitivo.

    El estudio aporta pruebas de que las autoevaluaciones de pérdida de audición se asocian de forma independiente con un  deterioro cognitivo acelerado. No obstante, se observó que en el caso de pacientes usuarios de audífonos, la tendencia estadística era la opuesta. El declive cognitivo de los participantes del estudio que utilizaban audífonos no era significativamente distinto al del grupo de control, es decir,  de participantes sin pérdida auditiva. Los usuarios de audífonos de la tercera edad mostraban los mismos índices de deterioro cognitivo que las personas sin problemas de audición.

    Mejorar la capacidad auditiva ayuda

    El estudio no demuestra que la pérdida de audición tenga un efecto directo sobre el declive cognitivo, pero sí indica que las consecuencias psicológicas y sociales de padecer una pérdida auditiva pueden mediar en esta relación. Por este motivo, mejorar la capacidad auditiva mediante el uso de audífonos o implantes cocleares reduce el impacto negativo a nivel mental de la pérdida de audición y facilita la participación en actividades que estimulan las habilidades cognitivas como las actividades sociales, lo que a su vez, ralentiza el deterioro cognitivo.

    Según los investigadores: “Al restaurar la capacidad comunicativa al menos parcialmente, los audífonos ayudan a mejorar el estado de ánimo, aumentar las interacciones sociales y facilitar la participación en actividades que estimulan las habilidades cognitivas, y como resultado, su  uso puede ralentizar el declive cognitivo”.

    El estudio concluye que: “La pérdida de audición está asociada con la aceleración del declive cognitivo en personas mayores. Asimismo, se descubrió que el uso de audífonos atenúa este deterioro cognitivo”.

    La importancia de abordar el problema

    “En conjunto, estos resultados señalan la importancia de abordar el problema de la pérdida de audición sin diagnosticar y sin tratar en personas mayores”, añaden los investigadores.

    El estudio indica además que “el tratamiento para rehabilitar la capacidad audición es un proceso complejo y no consiste únicamente en el uso de audífonos”.

    Hechos sobre el estudio

    Este exhaustivo estudio francés, denominado PAQUID, se realizó entre 3.760 sujetos seleccionados al azar, de 65 años en adelante. El estudio comenzó en 1989-1990 y durante 25 años se evaluó de forma periódica a los participantes. La investigación fue dirigida por Hélène Amieva, catedrática de la Universidad de Victor Segalen Bordeaux 2, en Francia.

    En el estudio, los participantes tenían que realizar autoevaluaciones sobre su pérdida de audición y el deterioro cognitivo se valoraba mediante el método conocido como “mini examen del estado mental” (MMSE, por sus siglas en inglés). La solidez del estudio reside en el largo periodo durante el cual se monitorizó y evaluó a los sujetos, y el elevado número de participantes. La investigación se publicó en la revista Journal of the American Geriatrics Society.

    Los audífonos sirven

    “En Hear-it estamos profundamente agradecidos a la catedrática Hélène Amieva  por documentar lo que ya se sabía durante muchos años, pero no se había probado científicamente, es decir, que los audífonos sirven para que las personas con discapacidad auditiva tengan una buena salud cognitiva y mental”, comenta Kim Ruberg, Secretario General de Hear-it AISBL.

    “Gracias a muchos estudios científicos, sabemos que el uso de soluciones auditivas sirve para mejorar la vida de las personas con problemas de audición, ayudándoles a participar en actividades sociales, mantener el trabajo, y en general, mejorar su calidad de vida. Todo esto sirve para que las personas con pérdida de audición tengan un mejor estado de salud, mejores relaciones sociales, y por tanto, una mejor salud mental. Ahora, la catedrática Hélène Amieva ha demostrado científicamente que la pérdida de audición sin tratar está asociada a la aceleración del declive cognitivo, y que las personas que utilizan audífonos tienen el mismo nivel cognitivo que aquellas sin pérdida de audición”, añade Kim Ruberg.

  • Ojo con los bastoncitos!!!

    Ojo con los bastoncitos!!!

    5 de Mayo de 2016

    El médico revela: Por eso nunca debes usar bastoncitos para limpiar tus oídos.

    Muchos de nosotros compartimos el hábito de limpiar nuestros oídos con bastoncitos de algodón.

    Pero según los médicos y expertos, así como fabricantes, esto es un gran error.

    Estos bastoncillos nunca fueron diseñados con este fin, de hecho no deberíamos introducirlos en nuestros oídos porque tienen varios efectos adversos.

    Así que si eres uno de esos que los usa para eso deberías leer esto.

     COMPARTIR EN FACEBOOK

     COMPARTIR EN TWITTER

    En 1923, Leo Gerstenzang presentó un producto en el mercado precursor de lo que hoy conocemos como bastoncitos de algodón.

    Estaba hecho de madera en lugar de plástico o papel, y en un extremo (no en los dos) tenía el algodón. Se trataba de un bastoncito para limpiar a bebés, no oídos.

    En algún momento todo se torció y ahora muchos los usamos incorrectamente, a pesar de que fabricantes avisan de sus riesgos en los envases.

    El doctor Dennis Fitzgeral explicó al diario The Independent, que “la gente llega con problemas vinculados al uso de los bastoncitos de algodón todo el tiempo. La gente dice que sólo los usa para ponerse maquillaje, pero sabemos para qué más los usan. Se los meten dentro de los oídos”.

    Incluso si se siente muy reconfortante en el momento cuando se usan, estos bastoncitos pueden provocar problemas. Y cuanto más los usas más estás alterando el interior de tus oídos.

    Dennis Fitzgerald destaca las siguientes razones para no usar bastoncitos de algodón:

    1. La cera es saludable

    La cera ayuda a proteger tus oídos, evitando que entren residuos y bacterias. Gracias a la cera, el canal del oído y el tímpano se mantienen hidratados y limpios, mientras que el canal auditivo queda protegido por las propiedades antibacterianas de la cera, justo lo contrario de lo que muchos piensas.
    “Lo que estás quitando se supone que debe estar ahí”.

    2. Los bastoncitos de algodón pueden llevar a problemas auditivos.

    Los bastoncitos de algodón pueden dañar el oído por su tamaño y forma. El hecho es que cuando “limpias” tus oídos con ellos estás expulsando la cera hacia el tímpano, en lugar de sacarla, lo que puede llevar a infecciones y problemas auditivos.

    3. Los bastoncitos de algodón pueden dañar el tímpano y los huesos del oído.

    Cuando empujas el bastoncito profundo en tu oído se puede llegar a perforar el tímpano o dañar sus delicados huesecitos.

    “Pasa más a menudo de lo que se piensa”, señaló Fitzgerald

    ¿Cómo deberíamos limpiar nuestros oídos entonces? De hecho, el oído expulsa el exceso de cera por sí mismo, esto pasa cada vez que movemos las mandíbulas. Cuando hablamos, masticamos, comemos chicle, bostezamos o reímos. ¡Ahí es cuando sale la cera vieja!

    ¿Te sorprendió saber esto?¡Por favor, comparte esta información para evitar que alguien termine dañando sus oídos sin saberlo!