Publicado: 18 de Agosto de 2016

¿Oye usted mal?, ¿no entiende como antes las conversaciones?, ¿ha decidido poner remedio a su problema?.
Claro, tiene dudas, muchas dudas; intentaremos desde aquí orientarle para que todo el proceso le resulte cómodo, agradable y no sea un "camino de espinas"
En primer lugar elija un centro auditivo de confianza, en el que tengan el tiempo suficiente para dedicarle a su problema, y no se convierta en una triste experiencia de venta y "regateo".
Junto con el audioprotesista, realizará toda una serie de pruebas hasta comprobar el tipo exacto de problema y sus necesidades personales. La solución estará entonces a su alcance. Déjese informar sobre el número de audífonos que necesita, el modelo y la tecnología de los mismos. El precio de sus audífonos lo va a determinar su problemas y sus necesidades (unos audífonos mas caros no son "mejores" para usted, unos audífonos mas baratos pueden no llegar a cubrir todas sus expectativas).
Y por supuesto, PRUEBE SIN COSTE Y SIN COMPROMISO DE COMPRA sus nuevos audífonos. El mundo de la audición no es "exacto"; hay pacientes que rechazan la adaptación de sus prótesis. Le entregarán sus audífonos y le citaran para tres o cuatro sesiones de trabajo en el centro auditivo. En ese periodo usted irá comprobando en su vida cotidiana los avances o retrocesos en cuanto a la mejora de su capacidad de comunicación. Tras esas sesiones, será el audioprotesista el que le indique cuando ha llegado el momento de que usted decida si quiere o no comprar los audífonos (decida con total tranquilidad, ahora ya conoce el resultado).
Y por supuesto asegúrese de obtener un calendario de revisiones periódicas y un correcto servicio postventa.
Huya de ofertas "escandalosas", de promociones "disparatadas", de promesas "milagrosas" y de prescripciones que la hagan intuir que existen "comisiones" de por medio.